La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices.